jueves, 19 de marzo de 2020

Fui galguero

Dicen: "En la vida hay que hacer tres cosas:escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo"

El libro ya lo tengo escrito, intenté dejar esta afición mejor de como estaba, nose si lo conseguí, pero al menos lo intenté, ahora que sean otros los que a su manera, defiendan esta pasión que son los galgos. Espero que tengan mas suerte. La gente es rápida en criticar lo que no gusta y perezosa en alabar lo que se hace bien. Seguramente no vuelva activar el blog, aunque no puedo decir de este agua no beberé, porque la vida da muchas vueltas, de momento no voy a escribir el segundo libro, pese a todo el tiempo libre que tengo ahora. Ya no disfruto de esta afición, ya no tengo ganas ni ilusión, y lo mejor es que todo pase a ser un recuerdo. Mi libro y mis escritos ya quedan para la eternidad y con esa satisfacción me quedo.


martes, 18 de febrero de 2020

Tormenta por Juan José el Biri

La historia de Tormenta comienza así; Tormenta viene de la reata de un buen amigo y aficionado que es Antonio Cañadas, él me regaló la madre que se llamaba Rubia, que venía de Charanga y Titanic, era una perra sensacional, muy buena, tenía todo lo que un aficionado le gustaría tener en un galgo. Cuando se puso en celo le echamos el galgo Tango que era de Antonio y de ahí salió Tormenta. Con 14 meses empezó a demostrar ya que era una campeona. Corrió aquí el local de El club galgo Español, pero en la final un juez le dio por parada, pero no fue así, ya que el mismo juez se disculpó ( además es amigo mío). A raíz de ahí se le buscó a alguien para que la viera correr, para poder presentarla, se encontró a esa persona que fue don José Maria Pérez Herrastri y su mujer Maria.

Fuimos a su coto y se pobró con otro perro y cuando la vieron correr dijeron: "esta perra para el provincial", la perra empezó correr el provincial con 16 meses. Era un espectáculo verla correr, nos costó mucho con el grupo mixto de Extremadura pero ganamos, eso fue en semifinales y en la final la perra no corría, volaba, era un disparate, cada vez que la recuerdo se me ponen los bellos de punta.  El campeonato de España en octavos con Calambre ganamos bien los dos puntos. Después con Bulería, la primera liebre punto para Tormenta, el segundo engalgó sola e hizo un carrerón y el tercero también punto para Tormenta. Con Bartolo nos costó pero en la quinta liebre demostró Tormenta que era mejor y  de ahí ala final con Monja, que para mí el primer punto también fue de Tormenta pero bueno, paso así. Primer punto Monja. Segundo para Tormenta. Y ya el tercero fue sensacional como corrió y ganó. Aquel día yo estaba en una nube es lo más que puede obtener un aficionado a los galgos; ser campeón de España.

Hasta ahí todo muy bonito, pero ya empezó los problemas, cuando estábamos celebrando en mi casa lo del campeonato, nos acostamos sobre las 5 de la mañana y mi mujer sobre las 8 se levantó para poner una lavadora y se dio cuenta que faltaba Rubia, la madre de Tormenta. Empezó a pegar voces,  me levanté, salí corriendo pero no sabía a donde ir. Se llevaron a la gallina de los huevos de oro que era la que me dio a Tormenta y a Tizona, hermana de ella que era otra gran perra. Menos mal que Tormenta la tenía un buen amigo mío, que la tenía guardada que sino también se la llevan. Es una de las lacras que tenemos que pasar.  Al siguiente año la volví a presentar y la perra corría mejor que el primer año. Quería decir que Tormenta ganó el campeonato con 19 meses, unas delas perras más jóvenes que ha ganado el campeonato.  El segundo año que la presenté no tenía rival, siempre ganando, pero lo que siempre o casi siempre pasa, los malos aficionados que hay, porque quieren ganar por huevos. En Semifinales la perra corrió un total de 11 minutos, la reventaron para que la otra perra que la representa  Los Albares y se llamaba Montadito llegará a la final. Cuando fueron a correr la final  Montadito le costó ganarle, ya que en la primera liebre la perra empezó a mancharse de sangre y yo lo que quería era que perdiera ese porque sabía que no podía el animal. Corrió tres liebres y perdió, pero para mi era la ganadora. Y muy orgulloso de mi perra,  a raíz de ahí tuve que tener mucho cuidado porque no paraban de venir  furgonetas raras dando vueltas por casa, mi mujer estaba asustada etc. Lo último que quería era vender mi perra, que me había dado tantas satisfacciones, carreras espectaculares y disfrutado mucho con ella. Con todo el dolor de mi corazón la tuve que vender, con lágrimas en los ojos .Ya vendida la vi varias veces pero ya no era mía. Es muy fuerte que no puedas tener en tu casa algo bueno. Tuve a su hermana Tizona que fue otra gran galga que llegó a semifinal del provincial y se la llevó  Moura porque le gustaba como corría. Esta es la historia de Tormenta, campeona de España de galgos en campo en 2006.